Gracias al aviso de la embarcación Jove Mateu de La Ràpita, hemos podido dar asistencia a esta tortuga marina que había sido capturada accidentalmente por una red de arrastre.

Se trata de la paciente 45 de este año, una tortuga Caretta caretta de casi 18 kilos. En el momento de ingreso se le realiza una valoración completa así como toma de datos y muestras. En los rayos X no se observa ni síndrome descompresivo ni la ingestión de ningún cuerpo extraño y estamos pendientes de los resultados de la analítica de sangre.

Aitana permanecerá en la UCI de tortugas recibiendo toda la atención que necesita del personal técnico y de los supervols de la Fundación CRAM y esperamos que pronto pueda volver al mar.

La asistencia a esta tortuga marina se ha realizado en el marco del proyecto SERVIMAR, apoyado por la Fundacion Biodiversidad del MITECO a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por los fondos NextGenerationEU, la colaboración de la Generalitat de Catalunya y con fondos propios.