El miércoles recibimos aviso de tortuga capturada accidentalmente por red de arrastre por la embarcación La Creu de La Ràpita. Gracias a su aviso, pudimos desplazarnos hasta la zona para hacernos cargo de la asistencia de este animal.

En una primera observación, la tortuga presenta una abundante cantidad de algas en su caparazón. En general, la presencia de algas o de cirrípedos es algo natural, pero una alta presencia puede indicar una reducción de movilidad de la tortuga a causa de alguna posible patología.

Se procede a realizarle diferentes pruebas, como una analítica de sangre y rayos X, y no se observa ninguna patología. De todos modos, estamos pendientes de los resultados de su analítica de sangre y permanecerá ingresada en la UCI de tortugas bajo observación.

Tete permanecerá ingresada en la UCI de tortugas bajo observación y recibiendo toda la atención que necesita por parte del personal técnico y de los supervols del CRAM.

Son ya 24 tortugas que han ingresado este 2024 y con tu colaboración nos ayudas con los tratamientos y alimentación que necesitan hasta su completa recuperación y reintroducción en el mar.

La asistencia de este ejemplar se ha realizado en el marco del proyecto SERVIMAR, apoyado por la Fundación Biodiversidad del MITECO a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por los fondos NextGenerationEU, la colaboración de la Generalitat de Catalunya y con fondos propios.