Ayer 9 de enero fuimos activados por la presencia de un delfín encallado en Cambrils. Se trataba de un delfín que nadaba muy cerca de la orilla y que acabó varando en playa. Cuando el equipo de Clínica y Rescate se estaba desplazando a la zona, el delfín fue reintroducido al medio natural por un ciudadano/a y no había vuelto a ser visto.

Junto con Agents Rurals, estuvimos monitorizando la zona hasta que se fue la luz del sol, y no volvimos a ver al delfín.

Es importante saber que los varamientos de cetáceos no suelen tener un buen pronóstico. Los animales pueden llevar semanas sin la protección del grupo, sin poder alimentarse y cuando llegan a la costa lo hacen en unas condiciones muy desfavorables para conseguir su recuperación.

A pesar de que reintroducir al animal puede parecer una buena idea, no es una acción correcta ya que quizá estamos empeorando su estado, generándole un estrés innecesario que puede terminar en una miocarditis así como producirle una muerte agónica. Además de ser un riesgo por zoonosis.

Ante estos casos:

  • Llama siempre al 112 y espera a que lleguen los especialistas.
  • Procura un espacio de silencio y evita que la gente se acerque.
  • No toques ni molestes al animal ni intentes reintroducirlo.

Esta asistencia se ha realizado en el marco del proyecto SERVIMAR, apoyado por la Fundación Biodiversidad del MITECO a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por los fondos NextGenerationEU, la colaboración de la Generalitat de Catalunya y con fondos propios.