La Fundación CRAM, a través del proyecto SERVIMAR, atiende un total de 86 ejemplares de fauna marina en la costa catalana en el 2023: 54 tortugas marinas, 5 cetáceos, 26 aves marinas y 1 tiburón. Para ello, dispone de un centro de recuperación, un vehículo de rescate y un equipo técnico humano disponible las 24 horas del día, los 365 días del año, que permite mantener un sistema de respuesta inmediata y permanente.

SERVIMAR es el servicio de asistencia a fauna marina que realiza la Fundación CRAM, a instancias de la Generalitat de Catalunya, y apoyado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.

Las amenazas que padecen este tipo de fauna son diversas. Interacción pesquera, contaminación, cambio climático y presión humana sobre el medio son las principales causas de regresión de estas especies. Por este motivo, resulta fundamental contar con un servicio que de asistencia veterinaria a los ejemplares de fauna marina que son víctimas de lesiones y/o patologías causadas directa o indirectamente por la acción humana.

Un total de 51 ejemplares de tortuga marina (Caretta caretta) han sido atendidos por la Fundación CRAM, siendo la interacción pesquera el principal motivo de ingreso. Un 81% de las tortugas marinas fueron capturadas accidentalmente por un arte pesquero, principalmente el arrastre. Durante el 2023, se han podido recuperar y reintroducir en el mar al 78% de ellas y un 7% permanecen en el centro con un pronóstico favorable a su reintroducción en las próximas semanas.

También se ha llevado a cabo un total de 5 asistencias a cetáceos: 2 delfines mulares (Tursiops trucatus) y 3 delfines listados (Stenella coeruleoalba). Las asistencias a cetáceos presentan una gran complejidad. Por un lado, se tratan de individuos de hábitat pelágico y conducta gregaria que, tras haber iniciado un cuadro patológico y haber empleado todas sus energías en intentar seguir a su grupo, llegan a la costa extremadamente debilitados, deshidratados y afectados por la enfermedad que les hizo abandonar a sus compañeros. Y, por otro lado, por la gran sensibilidad al estrés que padecen estos animales salvajes frente a una asistencia veterinaria, hecho que implica, en la mayoría de los casos, trasladar un campamento de asistencia clínica en la misma playa que faciliten una atención clínica fuera de las instalaciones del centro de recuperación.

De las 5 asistencias, destacamos la realizada el 24 de diciembre a un delfín mular en la Bahía del Fangar (Delta del Ebro, Tarragona), un delfín de más de 150 kg que quedó encallado dentro de la bahía, que presentaba un buen estado de salud, y que pudo reintroducirse con éxito a mar abierto.

En cuanto a las aves marinas se han atendido un total de 26 ejemplares de especies no protegidas: 24 gaviotas patiamarillas (Larus michaellis) y 2 gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus). El 38% de ellas presentaba fractura en alguna de sus alas y el 54% han podido ser reintroducidas en el medio natural.

OTROS PROYECTOS DE CONSERVACIÓN Y ASISTENCIA

Asistencia a un elasmobranquio

También, se ha podido dar asistencia a un elasmobranquio, en concreto un tiburón cañabota (Hexanchus griseus) que quedó varado, ya fallecido, en la bahía de Palamós.

Una temporada de nidificación de récord: 10 nidos registrados en Cataluña

Además, paralelamente al proyecto SERVIMAR, se han asistido un total de 3 hembras de tortuga Caretta caretta nidificantes, alcanzando así 54 tortugas marinas atendidas. El verano del 2023 ha sido una temporada de nidificación que ha superado todas las expectativas en el litoral Mediterráneo español, alcanzado un total de 10 nidos en Cataluña. En total se han incubado, en el litoral catalán, un total de 876 huevos – 116 de manera artificial en incubadoras de la Fundación CRAM y CRARC – y han nacido un total de 677 tortugas marinas – 100 en incubadora.

Los pescadores, una pieza clave en la conservación de las tortugas marinas

Cabe destacar el papel fundamental de los pescadores en la conservación de las tortugas marinas, convirtiéndose en el primer agente involucrado en el proceso de recuperación de estos animales, ya que son los primeros en detectar la captura incidental y son los encargados de activar el protocolo de rescate. Gracias al proyecto “Pescadores a favor del mar”, que la Fundación CRAM lleva desarrollando en los últimos años a través de jornadas de capacitación y sensibilización pesquera en las diferentes cofradías se han atendido del 2017 al 2023, gracias a la colaboración de los pescadores, un total de 355 tortugas marinas con un éxito de reintroducción del 91%.

La importancia de la sensibilización ambiental

El objetivo principal de la Fundación CRAM es recuperar el máximo número de ejemplares posible y reintroducirlos a su medio natural y así contribuir a un equilibrio poblacional de estas especies protegidas tan vulnerables a la acción humana. Además, la existencia de un centro de recuperación de fauna marina y el desarrollo de acciones de rescate y asistencia, permite desarrollar acciones de sensibilización a la ciudadanía, acercando la importancia de la biodiversidad, fomentando la responsabilidad ambiental y promoviendo la coexistencia armoniosa entre todos los seres vivos del planeta.

Así mismo, el programa educativo que realiza la Fundación CRAM ha conseguido llegar a más de 43.000 personas durante el 2023, y ha contado con la participación de más de 270 personas en su programa de voluntariado, así como con más de 1.200 personas en el programa de voluntariado corporativo.