El 25 de marzo recibimos aviso por parte de Agents Rurals de una tortuga marina que fue avistada por una embarcación recreativa desde Palamós.

Se trata de un ejemplar de Caretta caretta de casi 6 kg a la que le ponemos el nombre de Sonso. Cuando llegamos a nuestro Centro de Recuperación se le realiza una valoración completa a través de diferentes pruebas y se puede determinar que no se observa ninguna patología.

Este fin de semana nos sorprendió cuando vimos que había expulsado diferentes trozos de plástico, algo muy habitual en las tortugas que ingresan en nuestro centro. Ingerir plásticos puede causarles bloqueos intestinales que pueden desencadenar graves problemas de salud, desnutrición, tasas de crecimiento reducidas, rendimiento reproductivo menor e, incluso, la muerte.

Sonso permanece ingresada en la UCI de tortugas y estamos muy pendientes de su evolución. Gracias a los vountarios y voluntarias del CRAM tendrá todo lo que necesita durante su estancia: alimentación personalizada y una limpieza diaria de su tanque.

Son ya 28 tortugas que han ingresado este 2024 y con tu colaboración nos ayudas con los tratamientos y alimentación que necesitan hasta su completa recuperación y reintroducción en el mar.

La asistencia de este ejemplar se ha realizado en el marco del proyecto SERVIMAR, apoyado por la Fundación Biodiversidad del MITECO a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por los fondos NextGenerationEU, la colaboración de la Generalitat de Catalunya y con fondos propios.