El pasado 22 de enero ingresó en el Centro de Recuperación del CRAM la paciente 5 de este año, con el nombre de Tomás, un ejemplar juvenil de 10 kilos que fue capturada accidentalmente por red de arrastre por la embarcación Germans Trisca de la Ràpita. Al recibir el aviso, el equipo de Clínica y Rescate se desplazó de inmediato a la zona.

En una primera valoración se pudo observar una alta presencia de balanos. Estos cirrípedos no le hacen ningún daño a la tortuga, ya que el balano es un animal filtrador, pero una alta presencia puede dificultar la muda natural de escudos e incluso podría causarles dolor en caso de que se queden enganchados en sus extremidades, cabeza o en alguna herida.

En su llegada al CRAM, tras realizarle una prueba de rayos X el equipo de Clínica y Rescate puede determinar la presencia de un anzuelo en su esófago.

Tomás permanecerá ingresada en la UCI y, en los próximos días, deberá pasar por una pequeña intervención para retirarle el anzuelo. Además, estamos a la espera de los resultados de su analítica.

Son ya 5 tortugas marinas que han ingresado en nuestra clínica este 2024. ¡Tu colaboración es indispensable para la recuperación de las tortugas Tomás, Passejadora, Matilda, Altea, Dora, Willy y Samba.

La asistencia de este ejemplar se ha realizado en el marco del proyecto SERVIMAR, apoyado por la Fundación Biodiversidad del MITECO a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por los fondos NextGenerationEU, la colaboración de la Generalitat de Catalunya y con fondos propios.