Altea se trata de un ejemplar juvenil de Caretta caretta de 8 kilos de peso. Ingresó en el Centro de Recuperación de la Fundación CRAM el 29 de diciembre de 2023 tras ser capturada accidentalmente por la embarcación Lo Cacharro de La Ràpita, quien dio aviso para su asistencia.

En su ingreso, se pudo determinar que sufría de un síndrome descompresivo muy grave y el equipo de Clínica y Rescate le realizó el tratamiento que necesita gracias a la cámara hiperbárica que disponemos en nuestro Centro de Recuperación. A la mañana siguiente, tras realizarle de nuevo Rayos X para valorar su estado, se determinó que el síndrome descompresivo había mejorado notablemente.

El equipo veterinario ha estado muy pendiente de la evolución de la paciente. A diario se le realiza el mantenimiento y tratamiento de aguas, con agua marina termoregulada y los voluntarios y voluntarias del CRAM nos ayudan a proporcionarle una dieta a base de pescado azul, pescado blanco y moluscos y calamares. A día de hoy, Altea permanece en el Centro de Recuperación con un buen apetito y una muy buena actitud a la espera de tener el alta veterinaria.

¡Altea ha tenido mucha suerte de haber sido apadrinada por Hapag-Lloyd! Gracias a su colaboración, podemos hacer frente a todos sus cuidados veterinarios y alimentación hasta que sea reintroducida en el medio natural.