La noche del 14 de julio unos ciudadanos que estaban en la playa de la Mar Bella de Barcelona, encontraron un ejemplar adulto de tortuga Caretta caretta en la arena, atrapada bajo una verja de obra y la reintroducieron al mar. Tras su publicación en las redes sociales informando del hecho, la Fundación CRAM contactó con ellos para que indicaran dónde vieron al animal y poder hacer una valoración in situ. Una vez en la playa, los técnicos del CRAM observaron los rastros de la tortuga y la alta probabilidad que el animal hubiera hecho una puesta. Lo curioso del hecho es que el nido estaba justo en un espigón que actualmente está vallado por obras.

Junto con los técnicos del Departamento de Territori de la Generalitat de Catalunya y Elena Abella de Caretta a la vista, se decidió buscar el nido y se confirmó que la tortuga había hecho una puesta. Al ser una zona muy próxima al agua, se decidió traslocar el nido a una zona más alejada. La puesta fue un total de 77 huevos, 60 de ellos se colocaron en su nueva ubicación en playa y 17 se han trasladado a las incubadoras de la Fundación CRAM. Se trata de la primera vez que se tiene constancia de puesta de nido en las playas de Barcelona.

Una vez llegado a las instalaciones de la Fundación CRAM se recibe el aviso de una tortuga en la playa de Vila-Seca, Tarragona. En las últimas semanas, ha habido varios intentos de nido sin éxito en esa zona. Personal del CRAM junto con Elena Abella se trasladó de inmediato donde, además, se pudo identificar a la hembra gracias al microchip que llevaba. Se trata de la tortuga bautizada como Mascletà, que ingresó en la Fundación CRAM en el año 2016 (enlace noticia aquí) con heridas en el ojo izquierdo y diversas laceraciones. Horas después de su ingreso, se descubrió que tenía huevos y había intentado hacer nido en una playa de Castelldefels (Barcelona). Tras su recuperación, fue liberada con un dispositivo de seguimiento satelital y durante varios meses se puedo estudiar su ruta. Ayer, tras 4 años, ha vuelto a nuestras playas para realizar una puesta: hizo un total de 141 huevos, 90 se han traslocado a una zona más segura de la playa y 51 se han trasladado a las incubadoras de la Fundación CRAM. Además, gracias a la colaboración de investigadores de la Universidad de Valencia, de la Universidad Politécnica de Valencia, con financiación de Fundación Biodiversidad, se ha podido volver a marcar a la tortuga con un dispositivo de seguimiento satelital para poder estudiar, de nuevo, su rumbo dentro de un proyecto se marcaje de hembras nidificantes.

Ambos nidos en playa serán vigilados 24 horas por voluntarios y voluntarias, para garantizar la seguridad del nido durante los próximos 60 días.
Estamos ante un hecho insólito que puede volver a ocurrir en las próximas noches y es muy importante que todos actuemos a favor de la conservación de esta especie. Siempre que se encuentre una tortuga marina en playa se debe llamar al 112, el teléfono de emergencias, para activar el protocolo y que personal experto pueda hacer una valoración del animal y la zona. Mientras llegan los técnicos hay que guardar silencio, respetando una distancia de mínimo 30 metros respecto al animal y evitando que otras personas se acerquen. No hay que tocar, ni hacerse selfies ni molestar al animal con ruidos o luces.

La protección de nidos en el Mediterráneo occidental forma parte de un proyecto científico de conservación donde diferentes comunidades autónomas trabajan de forma coordinada junto científicas y científicos de diferentes universidades y entidades. Puedes leer todo sobre el proyecto aquí.

Material de descarga para prensa:

Por favor, indicar que son imágenes de CRAM.

Descargar fotos wetransfer

Zip con imágenes de los hechos

Descargar 2 videos wetransfer

Zip con dos videos: resumen del nido de Barcelona y mensaje de Elsa Jiménez, Directora del CRAM, desde la zona protegida del nido.