La tortuga Vera ingresó a principios de octubre en un estado muy grave y delicado, completamente deshidratada y muy delgada y en los rayos X se observó que presentaba una obstrucción de heces y acumulación de gas.

Desde su ingreso, Vera ha estado recibiendo diferentes tratamientos para intentar favorecer la expulsión de lo que le producía la obstrucción intestinal y empezó a defecar algunos residuos muy impactantes: tres tornillos de plástico duro que le causaron mucho daño.

Tras varias pruebas, entre ellas un TAC, se pudo determinar la presencia de hasta 3 perforaciones en diferentes segmentos del intestino. Estas perforaciones junto a la obstrucción intestinal que padecía, implicaban en conjunto un caso insalvable, y a pesar de todo el esfuerzo y dedicación del equipo de Clínica y Rescate no se pudo evitar su muerte, agravada por la ingestión de estos residuos plásticos.

Los residuos plásticos son una gran amenaza para las diferentes especies que habitan los mares y océanos causándoles diferentes patologías como enmalles, heridas, obstrucciones digestivas que pueden desencadenar graves problemas de salud.

En 2022, el 92% de las tortugas ingresadas en CRAM presentaban plásticos. El mar produce más de la mitad del oxígeno que se respira en la Tierra. Un mal estado de los mares produce un mal estado generalizado influyendo en todos los seres vivos. Ayudar a conservar el mar reduciendo el uso de plásticos de un solo uso y disminuyendo el número de basura marina es una acción con enormes beneficios tanto directamente en el mar, como en todos nosotros.

Gracias al apoyo de Laboratories SVR en el estudio sobre presencia de plásticos en tortugas marinas podemos conocer más sobre la contaminación que existe en el mar y conseguir a ayudar a disminuirla.